martes, 31 de marzo de 2009

Raúl Ricardo Alfonsín (1927-2009)

Acaba de irse acaso el último romántico de la política argentina. Un gallego tozudo pero honesto y demócrata hasta los huesos. Nos devolvió el amor por la democracia, la Constitución y las instituciones republicanas en un momento muy difícil para el país. Que cometió muchos errores es innegable. Pero la sincera congoja de muchísimos argentinos en este momento lo reivindica frente a todos los que lo sucedieron. Solamente aquellos amantes del totalitarismo más abyecto, muchas veces convenientemente disfrazados de “liberales” o “demócratas” pueden aún proferir diatribas como las que acabo de leer en Facebook. Por suerte nuestro pueblo, equivocado muchas veces en su elección, les da la espalda y permite que la cordura salga victoriosa, como salió aquel 30 de octubre de 1983. Muchas imágenes suyas vienen a mi memoria, pero creo que ninguna como aquella de Chascomús, haciendo una interminable cola para votar en 2007 bajo los impiadosos rayos del sol, producto del caos por la ausencia masiva de autoridades de mesa. Así, con sus 80 años a cuestas y una salud ya deteriorada, pero firme para cumplir con su voto, el voto ciudadano por el que siempre luchó. Hasta siempre Don Raúl.

lunes, 30 de marzo de 2009

De cara a las elecciones

Aprobado por el Congreso Nacional el adelantamiento de las elecciones legislativas propuesto por el Poder Ejecutivo, resta ahora tomar conciencia de la importancia que tiene dicha obligación cívica. En momentos en que mucha gente se queja por la situación en que se encuentra el país, por la falta de eficacia e idoneidad en la gestión del gobierno nacional, por el futuro incierto y muchos otros problemas a enfrentar, no podemos hacernos los distraídos y permitir que se repitan sucesos lamentables como los reportados en las elecciones nacionales de octubre 2007. Como ejemplo, la convocatoria que está llevando a cabo la Coalición Cívica para obtener un buen número de fiscales generales y de mesa, es algo muy positivo. Pero no podemos quedarnos solamente con esto. Se necesita más participación en todos los órdenes. En los comicios antes citados, y sólo en el distrito Capital Federal, fueron devueltos por rechazo 15.249 telegramas de un total de 17.751 enviados para designar autoridades de mesa. Y de los 2.502 sí recibidos, se presentaron ante el juzgado con competencia electoral nada menos que 1.092, para excusarse de participar, esgrimiendo las más variadas causas. Con semejantes cifras, sólo se hubiera podido constituir aproximadamente un 12% de las mesas, lo que obligó a la urgente convocatoria de empleados y funcionarios judiciales para paliar ese déficit.
Otro tanto ocurrió en el siempre controvertido conurbano bonaerense. Y esto trae consecuencias obvias: sabiendo de antemano lo que ocurre, los ciudadanos se niegan a presentarse a primera hora por “temor” a que sean instalados automáticamente como autoridades de mesa tal como lo establece la ley electoral. Pero hay “punteros” atentos a la situación, con información precisa de las mesas con problemas, que envían a votantes parcializados para tomar el “control” de ellas antes de que lo haga algún neutral y comienza la cadena potencialmente fraudulenta. Hubo denuncias de ciudadanos que ante su reclamo de falta de boletas partidarias recibieron por toda respuesta una sonrisa socarrona y un despectivo “vote lo que hay”.
Entonces, para detener estas maniobras, debemos contribuir con muchos fiscales pero también asumir las cargas públicas sin tener que ser llevados de las pestañas por nadie.
Todos tenemos derecho a quejarnos si no nos gusta cómo nos conducen. Lo que no es aceptable es que terminemos siendo cómplices de una vieja y taimada forma de hacer política.

viernes, 27 de marzo de 2009

Sensación de gobierno

En algún artículo anterior me he referido a la famosa frase del ministro Aníbal Fernández (“Sensación de inseguridad”) apuntando que la misma no es disparatada ni mucho menos, porque qué otra cosa es la inseguridad sino una sensación (cuando uno se siente inseguro, experimenta ni más ni menos que una “sensación”). Pero no fue ése el sentido en que el ministro utilizó la frase y mucho menos la interpretación que el ciudadano común hizo en un contexto de crispación generalizada. La idea fue, ni más ni menos, menoscabar la importancia de un flagelo que nos castiga sin que el Estado aporte mucho por buscar una solución efectiva.
La presidente Cristina Fernández acaba de lanzar (sí, desde su “plataforma de lanzamiento” en Olivos) un plan de seguridad, a la vez que criticó nuevamente a los medios de comunicación, elípticamente, al decir “cada uno desde su lugar debe contribuir a crear soluciones, no sensaciones”. No veo otra solución que le incumba a los medios en este tema que la de informar objetivamente qué es lo que está pasando. Y muchas veces es solamente la voz de los vecinos, sin micrófonos ni cámaras, la que transmite esas “sensaciones”. Bueno, ahora parece que, después de tantos delitos y tantos intentos inútiles por cambiar las leyes y aumentar las penas, al fin alguien se dio cuenta que la inseguridad debe combatirse empezando por la prevención. Sin embargo, las declaraciones de algunos personajes darían a entender que muchos se conformarían con el espectáculo de algún delincuente fusilado en un estadio, delante de sus ojos, mientras otros delincuentes desvalijan las casas de los desprevenidos asistentes.
El nuevo plan de seguridad incluye la incorporación de 4.000 policías retirados, de 1.500 gendarmes, 500 nuevos patrulleros y 5.000 cámaras de video en los puntos más críticos del conurbano bonaerense, Mar del Plata, Bahía Blanca y el Gran Mendoza. Durante un acto, se anunció también la creación de una red de alerta vecinal para que los ciudadanos, a quienes se les proveerá de 21.500 teléfonos móviles, colaborarán con las fuerzas de seguridad en la prevención del delito.
Luego de lo expuesto, la pregunta es inevitable: si todo está “inflado” por los medios, o sólo es una mera “sensación” (en el sentido de una percepción equivocada), ¿Para qué se recurre a semejante movilización? Claro, este es el gobierno de las permanentes contradicciones, y eso no iba a ser la excepción.
Mientras tanto, que Dios nos proteja.

miércoles, 25 de marzo de 2009

Argibay y los medios

En los últimos tiempos la jueza de la Corte Suprema Carmen Argibay parece decidida a actuar como un ministro del poder ejecutivo, dando explicaciones técnicas a los medios como solía hacer su famoso primo Pablo Argibay Molina cada vez que intervenía para defender a un polémico personaje en la década del 90. Ahora argumenta que “la inseguridad está inflada por los medios de comunicación”. Si bien en todo el mundo existen diarios y otros medios informativos que hacen de los hechos sangrientos un suculento negocio, alimentado por cierta avidez de la población de pensar que está frente a una novela, el problema aquí parece ser algo diferente. Porque Argibay cita a los medios en forma general, y parece muy injusto teniendo en cuenta que la mayoría se limita a informar hechos policiales reales, sin aditamentos teatrales. Y además no debería desconocer un hecho fundamental: la “sensación de inseguridad” (el concepto es correcto, aunque la población lo ha tomado incorrectamente como una negación, ver mi nota anterior sobre el mismo tema) es nutrida por las estadísticas de los delitos denunciados más aquellos que toman estado público inmediato por su impacto (homicidios, robos). Ni hablar de lo que uno sufre en carne propia. Pero se sabe que hay muchos otros delitos que no llegan a conocimiento público porque no son resonantes ni son denunciados, como robos menores, lesiones y abusos deshonestos que pueden degenerar en cualquier momento en hechos mucho más graves. Entonces, a poco de analizar cuidadosamente el tema, nos damos cuenta que esa “sensación” de no estar seguro es aún más amplia, y es lo que en definitiva “siente” la población. El estar indefenso por inacción del Estado.
No voy a discutir la idoneidad de la Dra.Argibay para administrar justicia, pero como muchas veces se puntualiza para evitar roces innecesarios, los jueces deben hablar a través de sus sentencias. Y el ministro Aníbal Fernández parece no necesitar ayuda en su tarea de inquietar a la población con declaraciones en defensa de una política de seguridad prácticamente inexistente. ¿Alguna vez se ocupará el gobierno de esto? Da la “sensación” de que nada tienen para ofrecer.

martes, 24 de marzo de 2009

33 años

Entre otras cosas para “agradecerle” al gobierno K está aquella de haber profundizado notablemente la eterna división entre los argentinos. Este es un pueblo que a través de los años y de las tragedias sufridas, ha ido moldeando un sentimiento que poco tiene que ver con el apego a la libertad, la república y las instituciones democráticas. El peronismo, movimiento de masas surgido de las entrañas de un golpe militar pro-fascista en 1943, es en gran parte responsable de ello. Pero hace algunos años era difícil imaginar que, en algún momento no muy lejano, se iba a reivindicar o añorar una dictadura militar, la más sangrienta y destructiva de que se tenga memoria. Por supuesto que no estoy generalizando ni mucho menos, pero se percibe un aire enrarecido como nunca antes, donde cada vez más personas pretenden imponer una “memoria completa” que no es más que su propia memoria parcializada, la cual se opone a su vez a la memoria parcializada de sus “enemigos”. La guerra fría parece haber terminado en todo el mundo menos en la Argentina. La abominable ceguera de unos se enfrenta a una no menos abominable ceguera de otros. Y así seguimos nuestro camino hacia el abismo. Cada uno parece tener una versión propia de la historia, que se opone a la historia “que pretenden contarnos”, como si los documentos, testimonios, investigaciones y otras evidencias jamás hubieran existido. Desde el poder actual, donde muchos de sus miembros han sido simpatizantes o han estado involucrados en mayor o en menor medida a los movimientos insurgentes activos en la década del 70, se demoniza exclusivamente a la represión ilegal, sin un atisbo de autocrítica para aquellos que creían que su violento mesianismo con su secuela de muerte y desolación, iba a ser la panacea para un país ya empobrecido material y espiritualmente por errores y corrupciones anteriores. Y desde una parte de los opositores a gobierno, se agita la idea de que la historia está fraguada por los “terroristas” del pasado para ejecutar una venganza por su derrota en el campo militar. Todos aquellos que no tenemos esta visión miope e ideológicamente distorsionada sabemos perfectamente cómo se sucedieron los hechos, y cuál es la culpa que a cada uno le corresponde asumir dentro del desastre en que nos hundieron. Y damos testimonio en el sentido de que nada cambiará para el bien de todos sin sincerar lo actuado, dejar actuar a la justicia y discutir el porqué de tanto odio tantos años después. El olvido no es solución alguna, sólo la buena memoria hará que nunca más se vuelvan a modelar conductas colectivas que han tenido resultados catastróficos para el país. Pero de una vez y para siempre debemos dejar de lado las posturas maniqueas y trabajar en pos de la unidad. Ninguno es el dueño de la verdad absoluta, y mientras no se comprenda no habrá paz social ni futuro alguno para compartir. Ni este gobierno es “montonero” ni el campo es “golpista”. Parece mentira que aún estemos manejando categorías absolutamente perimidas para incentivar más aún la división que sufrimos desde los albores de nuestra organización nacional. Poco hemos aprendido, y no hay peor ignorante que el que no quiere aprender

viernes, 20 de marzo de 2009

¿Vuelve la zapatilla de Don Vicente?

Cuando ayer el gobierno convocó a todo el mundo (K) de urgencia para anunciar algo importante, muchos pensamos que se trataba de medidas para mejorar la situación del campo. Pero otra vez nos decepcionaron. Lejos de acercar a las partes, lo único que con esto se consigue es echar un poco más de leña al fuego y si es posible, con un poco de nafta. Y no podemos hacer otra cosa que pensar en aquella táctica de Vicente Saadi en Catamarca, cuando repartía una zapatilla a los votantes y completaba el par solamente si ganaba las elecciones. La presidenTA que venía a reafirmar las instituciones en el país, ahora modifica una ley impositiva (la de coparticipación) mediante un decreto de necesidad y urgencia, que además tiene un claro objetivo electoral. Claro, a nadie ya interesan los hospitales que se iban a construir con el dinero de las retenciones a las exportaciones de soja.
Los invito a seguir el breve pero muy completo análisis de la situación efectuado por el periodista Adrían Ventura del diario La Nación.


jueves, 19 de marzo de 2009

Heladería K

Si el actual gobierno se ha caracterizado por algo, es por tener una sucesión insólita de voceros no oficiales (el oficial parece ser mudo). Ahora le tocó el turno al ¿piquetero? Emilio Pérsico (cuyo verdadero apellido se escribe con dos “c”) quien en menos de 24 horas disparó frases contradictorias que, empleando un lenguaje futbolístico, buscarían “embarrar la cancha”. Pues bien, este supuesto ex-montonero (hoy parece que todos aquellos que han militado en organizaciones “de superficie” de aquel grupo guerrillero, como en este caso la UES, merecen tal mote) e integrante de una acaudalada familia platense (¿Le suenan las Heladerías Persicco?) ha declarado que "Vamos a plebiscitar nuestro proyecto en las urnas. Y, si no tenemos apoyo popular, entregaremos el Gobierno, y que gobiernen Cobos y Clarín ". Al ver que esto fue un verdadero boomerang en cuando a la reacción que produjo, tomó de inmediato un micrófono de Radio 10 (¿Qué otro, si no?) y trató de compensar: "Julio Cobos no tendría que ser ni vicepresidente. Ahora es vicepresidente, pero tendría que renunciar, porque no es más parte del proyecto. Si soy vicepresidente, y no soy parte del proyecto, no corresponde que me quede en el cargo".
Y por si hacía falta alguna aclaración más, en lo que fue un honorable acto de sinceridad, remató: "Vamos a sacar el 50 por ciento de los votos. Y Kirchner no se va a ir del Gobierno ni con un tanque".
Algo compartimos, Don Emilio…Kirchner (que es Néstor) es el que está en el gobierno.

miércoles, 18 de marzo de 2009

Pichetto pisó el palito

Cuando el gobierno anunció la semana pasada su intención de adelantar los comicios legislativos para evitar “una discusión permanente en el marco de la crisis”, pocos le creyeron. La intervención de Néstor Kirchner aclarando que “lo fundamental es la gobernabilidad” no hizo más que despejar algunas dudas. Y por si esto fuera poco, apareció en escena el siempre dispuesto jefe de la bancada oficialista en el Senado, Miguel Angel Pichetto. Invitado al programa de TN Palabras Más, Palabras Menos, el senador por Río Negro se despachó con declaraciones aludiendo a la supuesta “viveza” de la oposición, que pretendía organizar elecciones provinciales previas a la del 28 de octubre para “instalar un escenario de derrota” del kirchnerismo. Rápido de reflejos, el periodista Ernesto Tenembaum le arrojó el guante: entonces, el motivo real es evitar derrotas del oficialismo antes de las elecciones nacionales. Pichetto intentó esquivar el bulto saliendo por las ramas de la crisis financiera, pero era demasiado tarde. Las múltiples sospechas de la población quedaban definitivamente desplazadas por una sola certeza. Al gobierno no le dan los números y ya no sabe a qué artilugios va a recurrir para sacar como dos votos más.
Veremos qué pasa en el Congreso. Según el propio Pichetto, ya tienen los votos necesarios para aprobar el adelantamiento. Olvidó que el año pasado también había dicho que los tenían para aprobar las retenciones móviles, con el resultado conocido.

lunes, 16 de marzo de 2009

¿Manipulación genética?

“Cosas vederes Sancho, que non crederes” hubiera dicho el entrañable Quijote ante esta situación. Lo cierto es que descubrimos algo que empalidece al descubrimiento del galeón español de Puerto Madero: ¡La hija menor de Cleto se parece a Cristina!
Pruebas al canto. En la primera foto (click aquí) aparece María Eugenia, hija menor del vicepresidente Julio César Cleto Cobos, jugando un partido de fútbol femenino en Mendoza. Y en la segunda aparece Cristina Fernández en su juventud, posando junto a la reja del Jardín Zoológico de La Plata. Si bien la hija de Cobos tiene el cabello atado, las similitudes entre ambas son más que evidentes.
¿Otra “operación basura” urdida por la oposición? ¿O una de esas jugarretas que nos tiene reservadas el destino? Para colmo, el padre de Euge dice que ésta tuvo influencia decisiva en su voto “no positivo”…

viernes, 13 de marzo de 2009

¡A votar que se acaba el mundo!

El gobierno acaba de tomar la decisión de adelantar los comicios legislativos previstos para el mes de octubre, al 28 de junio. Si bien es algo que debe ratificar el Congreso Nacional, se descarta que será aprobado, sobre todo teniendo en cuenta el argumento principal esgrimido por quienes detentan el poder: “Sería suicida dedicar tantos meses a la campaña cuando el mundo se cae a pedazos”. Si bien esto admite una serie bastante amplia de lecturas posibles, lo más probable es que el gobierno esté pensando en limitar el desgaste producido por todos los problemas que no sabe cómo resolver, o siquiera enfrentar. Históricamente, el adelantamiento de elecciones ha devenido como consecuencia de una situación inmanejable. Pero en este caso no se renuevan presidente y vice, apenas la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado. Parece una maniobra extremadamente mezquina, si tenemos en cuenta la cantidad exigua de votos que le podría sumar esto al oficialismo, más la cercanía del resultado en Catamarca, que podría influir negativamente pese al escaso peso electoral de esa provincia.
¿Es acaso una simple pulseada con Mauricio Macri, quien esta vez tomó la iniciativa?
Veremos en los próximos días. La Argentina se parece cada vez más a una caja de Pandora.

jueves, 12 de marzo de 2009

El gobierno y la inseguridad

Mucho se ha hablado en estos días acerca del aumento de la inseguridad o, lo que es mas preciso, de una sucesión de crímenes violentos localizados en determinadas zonas. Por un lado, el gobierno sostiene, estadísticas en mano, que ese aumento del delito que percibe el ciudadano común no es tal. Para ello compara cifras locales con datos de otros países de la región. Claro, si ponemos frente a frente nuestros números con los de América Central, México o Colombia, donde los niveles de criminalidad rozan lo catastrófico, nos puede parecer que vivimos en el paraíso terrenal. Pero no es eso lo que nos interesa. El Estado debe proveer políticas de seguridad ciudadana mirando hacia sociedades con niveles de criminalidad escasos, y no al revés. Algún ministro ha dicho que lo que existe es una “sensación de inseguridad”; en efecto, la gente no se siente segura, ¿Cómo llamarlo de otro modo? Tambien sentimos la sensación de que el gobierno nacional (tampoco los provinciales) carece absolutamente de una política criminal adecuada. El objetivo principal de la politica criminal es la prevención del delito. Y esto es lo que realmente nos interesa, más alla de que la legislación represiva tenga cierta efectividad. Pero cada vez que sucede un hecho delictivo que termina con la muerte de una o varias personas, u otros delitos considerados aberrantes, muchos levantan la voz pidiendo la aplicación de la pena de muerte u otros actos represivos brutales, sin tener en cuenta que lo que se necesita es que no haya más muertos, o si esto no es posible, disminuir drásticamente su cantidad. Esto se logra con una politica adecuada de prevencion, mas agentes de seguridad en las calles, policía mejor remunerada, cumplimiento estricto de todas las disposiciones legales, por banales que éstas puedan parecer. En la lógica del hampa, si el robo de un lápiz queda impune, por qué no va a trasladarse esa impunidad hacia delitos más graves…no se trata de imponer un estado policial militarizado, en la ciudad de Nueva York se empleó un sistema de “tolerancia cero” (es decir, ni una infracción menor quedará impune) sin afectar sustancialmente el medio de vida de la población, y lo que era un lugar terriblemente inseguro se ha transformado en una de la ciudades más seguras de los Estados Unidos.
La presidente de la Nación ha dicho en estos días: “No se puede erradicar la inseguridad si no tenemos una sociedad más justa”. Todos queremos una sociedad más justa, pero aquella aseveración no es del todo cierta. Quien esto escribe vivió 4 años en Rumania, país del este europeo con tasas de desigualdad social peores que las argentinas. En zonas “VIP” de la capital pueden verse desfilar Lamborghinis Diablo, Ferraris, Maybachs y Bentleys contrastando con la miseria cruel de poblaciones del interior lejano. Sin embargo…¿Saben cuántos policías cayeron en Rumania luchando contra la delincuencia entre 2002 y 2006? Ninguno…si, leyó bien. NINGUNO. Y por supuesto que se roba, se viola y se mata, como en cualquier otro lugar. Pero las actitudes son un poco diferentes: hace poco sucedió un robo armado en una ciudad populosa del interior, y la policía de inmediato cercó la zona movilizando efectivos de elite como preparados para una invasión exterior. Son otras formas de encarar las cosas, ¿vio?
Y en ese país no hay pena de muerte. La misma nada resuelve. Las estadísticas demuestran claramente que allí donde se aplica, la criminalidad no disminuye. Y la posibilidad de quitarle la vida a un inocente es muy significativa. Hoy se conoció la noticia de un hombre declarado inocente en Londres luego de pasar 27 años en prisión acusado de asesinato.
¿Y si hubiese sido condenado a muerte?

miércoles, 11 de marzo de 2009

¡Encontramos el diploma de Cristina!

Primicia absoluta, señoras y señores, todos y todas: después de tanta investigación periodística, tanta discusión preelectoral, tanta denuncia infundada y tanto silencio por parte de la protagonista, estamos en condiciones de afirmar que el famoso diploma de la presi que nadie se atrevía a mostrar, está a nuestra disposición. Sin rayaduras ni enmiendas, sin alteraciones ni borroneos, ideal para el bolsillo del caballero y la cartera de la dama (mejor si es de Louis Vuitton) llegó el tan esperado comprobante de la condición profesional de nuestra guía y consejera.
Al fin nos adelantamos a Crónica TV. Si querés ver el tan mentado documento, hacé click acá.

lunes, 9 de marzo de 2009

¿Cata “marca” la cancha?

El reemplazante de Alberto Fernández en la función de “explicatodo” oficial, Florencio Randazzo, salió a poner el pecho a las balas electorales diciendo que se trata de una experiencia apenas provincial, intentando minimizar así el evidente impacto que esta circunstancia puede tener a nivel nacional, aún cuando una derrota en Catamarca era algo perfectamente previsible. ¿Acaso pensó Kirchner que, además de su ganada “popularidad” de los últimos tiempos, su alianza temporal con personajes tan prestigiosos dentro de la política como Ramón Saadi o Luis Barrionuevo le traerían un soplo de aire fresco a su renovada ambición hegemónica? Suele decirse que la especie humana es la única entre el reino animal capaz de tropezar dos veces con la misma piedra, con excepción de los argentinos, que somos capaces de hacerlo decenas de veces sin que por ello experimentemos una mínima carga de culpa colectiva. Así las cosas, será nuestra tarea futura demostrar que esto es sólo un anticipo de lo que ocurrirá en octubre, y no la manifestación aislada de una sociedad local harta de un método de hacer política.
En lo que al gobierno concierne, puede insistir con los intentos de suicidio. Tanto va el cántaro a la fuente….

viernes, 6 de marzo de 2009

Otra vez sopa...

Cada vez que se tiene noticia de algún crimen aberrante o que afecta a algún personaje público en particular, renace de sus cenizas el debate sobre la pena de muerte. Esta vez le tocó a Susana Giménez, quien sacudió el ambiente con sus desafortunadas declaraciones (“El que mata debe morir”, o “Terminemos de una vez con esa tontería de los derechos humanos”). Tratándose de una persona pública que debe su fama y fortuna exclusivamente al admirable cuerpo que supo lucir en su juventud, y cuyo nivel de instrucción y sagacidad para moverse en ambientes culturales deja mucho que desear, el asunto adquiere una gravedad especial. No es este blog el lugar más apropiado para tratar en profundidad este tema, pero de todos modos me sentí tentado a hacerlo teniendo en cuenta la repercusión que ha tenido el incidente.
De los “derechos humanos” ya me ocuparé en otro momento, siendo éste un tema muy delicado e impropiamente manejado por el gobierno y quienes lo apoyan. Pero la pena de muerte…en primer lugar, dio la fea sensación de que Susana en realidad estimulaba la justicia por mano propia, de acuerdo al tono de sus dichos. Luego se retractó diciendo que no está a favor de la pena de muerte porque es católica…¿Sabrá Susana que uno de los más encumbrados filósofos y teólogos cristianos, Santo Tomás de Aquino, aceptaba la pena de muerte justamente para lo que nunca sirvió, es decir, como método de disuasión y prevención? ¿Sabrá Susana que el Estado del Vaticano mantuvo la pena de muerte vigente hasta que el Papa Paulo VI la derogó en 1969? Probablemente no.
Habrá que indagar mucho para determinar por qué hay tantas personas capaces de alentar semejante retroceso, sobre todo en aquellas consideradas “cultas”. Esta pena, en sus más variadas formas, existió desde que se tiene memoria escrita, y nunca solucionó nada fuera de la sed de venganza de las masas embravecidas. En la actualidad ningún país democrático relevante la tiene en vigencia, excepto Estados Unidos (parcialmente), Japón e India. En Europa solamente el régimen despótico de Bielorrusia la tolera. Existen muchos casos documentados de inocentes que han sido ejecutados por error judicial.
El argentino Víctor Saldaño fue condenado a la pena capital en el estado de Texas en 1996, siendo confirmada la sentencia en apelación en 2002, en un fallo no unánime y bastante polémico. Saldaño aún no fue ejecutado y sigue esperando alguna resolución que le conmute la pena desde hace más de doce años. ¿Qué razones de economía procesal pueden justificar semejante barbaridad?
Todos queremos combatir la inseguridad, pero...¿Nadie piensa en prevenir en lugar de reprimir? Los accidentes de tránsito se evitan con educación vial y campañas de conciencia ciudadana, no matando a los conductores.
Como diría un prócer riojano que no quiero nombrar….”Pero por Dió…”

miércoles, 4 de marzo de 2009

La marcha invisible

Hace un par de dias un amigo me hizo llegar por correo la novedad: el 06/02/2009 tuvo lugar una significativa marcha en pleno centro de la ciudad de Buenos Aires organizada por ciudadanos independientes, sin banderas partidarias, y en contra de la impunidad y la corrupción. Nada de esto fue publicado en los medios tradicionales. Como éste no es un medio tradicional, lo damos a conocer para que nuestros lectores sepan que la gente se mueve en reclamo de sus derechos y cuando no está de acuerdo con la actitud de los gobernantes de turno. Algunas de las fotografías tomadas aquel día pueden verse haciendo click aquí.

lunes, 2 de marzo de 2009

La hormiguita viajera

Mucho se ha hablado en los últimos días acerca de la renuncia de la ministra de salud, Graciela Ocaña. Que se va pero vuelve, que llega hasta la puerta, que en el pasillo la agarra Cristina y le pide que se quede, que ella duda pero no sale, que...bueno, todas las vueltas imaginables. Pero ahora surgió una pista: un simpático video hecho por supuestos "fans" de la ministra (los "hormiguitos"), donde la elogian por su supuesta (o real) capacidad y efectividad, y que podría tomarse como una presión en ambas direcciones, tanto para su salida (recordemos que entrar en alguna lista para legislador es una salida elegante) como para la conservación lisa y llana de su cargo.





Sus recientes (e insólitas) declaraciones sugiriendo que "Kirchner es mucho mejor que Obama" (¿Será porque es blanco, como alguna vez puntualizó Ringo Bonavena comparándose con Muhammad Alí?), no nos dejan muchas dudas en el sentido de pensar que ella no tiene previsto cambiar de rumbo. Sea como fuere, parece que se vienen movimientos interesantes en el gabinete, pese a la reciente aparición con vida del desaparecido en (in)acción Sergio Massa.

domingo, 1 de marzo de 2009

Cristina en el país de las maravillas

Y un día llegó la apertura de otro período de sesiones legislativas. Y como es costumbre, el discurso presidencial de rigor, que usualmente tiene tanto "rating" como un clásico River-Boca. El tema es que esta vez, Cristina Fernández fue, habló más de una hora pero insólitamente olvidó decir las palabras mágicas, las que oficialmente inauguraban el 127 período ordinario de sesiones. ¿Y ahora?
Fiel a su estilo, no leyó nada y prefirió improvisar. La improvisación es su fuerte y se le nota. Lástima que no improvisa solamente en sus discursos...
Si bien este discurso es algo solemne, ritual, puro protocolo, siempre hubo algún contenido para destacar en intervenciones presidenciales previas, incluyendo la anterior de la propia Cristina. Pero en esta oportunidad dio la sensación de que si no se daba el discurso, mucho era lo que ganábamos y poco (o nada) lo que perdíamos.
¿Qué dijo? Algo sobre los supuestos logros de su gobierno, bastante sobre lo que considera "el derrumbe del mundo" (siempre bajo la óptica surrealista de que Argentina no forma parte de él) y nada, absolutamente nada de los temas que a diario preocupan a la gente común, al pueblo que tanto dice defender. La inseguridad, la pobreza y la inflación parecen no existir; por ende, para qué anunciar planes para erradicarlas...
Una perlita: como muchos consideramos que el verdadero presidente es Néstor, posiblemente el subconsciente traicionó a su esposa cuando disparó: "Lo dije aquí cuando vine por primera vez como Presidenta el 10 de diciembre de 2003".
Muchos suspiraron al recordar que el año correcto era 2007.